jueves, 29 de noviembre de 2012


Hay veces en la vida en las que no sabes que camino escoger. Hay veces en las que no sabes distinguir lo que está bien de lo que está mal y simplemente decides dejarte llevar. Hay veces en las cometemos errores y otras en las que logramos grandes cosas. Hay veces en las que nos obsesionamos demasiado y otras en las que pasamos de todo. Siempre tenemos dudas, miedo, pero no podemos quedarnos quietos, tenemos que continuar. Cada golpe, cada caída, cada error nos hace crecer, nos hace aprender a caminar en buena dirección. Y es que en eso se basa la vida en caer para después levantarse, en golpearte para aprender a sanarte, en cometer errores para después aprender de ellos pero sobretodo en buscar a tus compañeros de camino, porque lo importante no es el camino, si no aquello por lo que queremos caminar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario