lunes, 29 de octubre de 2012

Queda prohibido:


Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.
Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.
Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.
Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.
Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un ultimo suspiro.
Queda prohibido echar a alguien de menos sin
alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.
Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.
Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.

Pablo Neruda

martes, 23 de octubre de 2012

Como soy


Llegado a este punto de mi vida se podría decir que ya tengo la madurez necesaria para hacer un balance de las cosas y saber como me siento en estos momentos y sinceramente tengo algunas cosas claras pero otras no tanto. Sé que quiero estudiar, a que me quiero dedicar, se cuales son mis sueños y aspiraciones pero aun así no se como quiero que sea mi futuro, tal vez por que cambio más de opinión de lo normal, tal vez porque el futuro me asusta o simplemente porque prefiero centrarme en vivir el presente. Se podría decir que estoy en una etapa de mi vida en la que después de una tormenta han empezado a salir unos rayos de sol en mi cielo, y es que por primera vez tengo la sensación de que todo me va bien, de que estoy haciendo lo correcto, de que estoy aprovechando el momento. 
Mi familia es maravillosa y siempre esta ahí cuidándome, demostrándome muchas cosas, haciéndome sonreír a cada momento y la verdad es que hay veces en las que no les he sabido apreciar como debían pero por fin me he dado cuenta de que sin mi familia no habría podido llegar a ser lo que soy ahora. 
Con mis amigos ocurre un poco lo mismo, este último año, he aprendido mucho de las amistades y me he dado cuenta de que no todos los amigos son amigos de verdad y que hay veces que lo mejor es dejar en el pasado a algunas personas por circunstancias que hayan ocurrido o simplemente porque no te aportan nada en la vida, pero luego hay un grupo pequeño de personas a las que se las podría llamar amigos de verdad y aun que suene un poco raro yo creo que ya he encontrado a ese pequeño grupo de personas que son indispensables en mi vida y que sé con certeza que bajo cualquier circunstancia van a estar ahí.
Se podría decir que a mi modo de ver ahora lo tengo todo, tan solo me faltaría adquirir la madurez necesaria para mirar en el futuro, pero tampoco hay que tener prisa pues al fin y al cabo sigo siendo una niña, una niña con sueños que espera cumplir algún día. Soñar, tener aspiraciones, es lo que nos conforma como personas, es la ilusión de la vida y luchar por cumplir esos sueños es realmente vivir. Porque, ¿qué sería una persona sin sueños ni aspiraciones? 
Estos últimos años he aprendido mucho y gracias a todo lo que me rodea soy como soy y sobretodo soy feliz.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Octubre, el otoño


Con la llegada del otoño todo cambia, toca guardar las sandalias y sacar las botas, cambiar los shorts por los largos, sacar las chaquetas… Cada año igual, el tiempo se vuelve mas frío, el sol no brilla a penas en el cielo, las hojas de los arboles tornan su color verde brillante a tonos cálidos como marrones, naranjas, amarillos… Cada año las mismas quejas por la sensación de soledad que da el otoño, por el frío, no solo físico si no también el frío interior. El tiempo influye en nuestro estado de ánimo y tendemos a estar más decaídos, a sentir que la soledad llega a nosotros. Pensamos en el otoño como una estación angosta, pero es la mejor estación para conocerse a uno mismo. El ambiente es el ideal para reflexionar, para abrir los ojos, para respirar aire puro y llenar nuestros pulmones de la esencia que desprendemos. Rompe con tu rutina, haz cosas nuevas, ten tiempo para ti y sobretodo aprovecha esta estación de “reflexión”, de “conocimiento”, aprovecha el tiempo, porque nunca vivirás algo igual.
Vive el momento