miércoles, 28 de marzo de 2012

La banda sonora de mi vida

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los 

cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes 

saltarte ninguna, todas han pasado, y de una 

forma u otra servirán para seguir adelante. 

No te arrepientas, no te juzgues, se quien 

eres. Y no hay nada mejor para el mundo. 

Pausa, rebobinar, play, y más y más aún. 

Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. 

Y si te sale una lágrima cuando escuchas una canción, no tengas miedo, esa lágrima es como  un fan que escucha su canción preferida.

Porque ninguna lágrima rescata nunca el mundo que se pierde ni el sueño que se desvanece.

jueves, 8 de marzo de 2012

Y lo que otros piensen, quizá no me interese.

La vida puede ser demasiado larga o demasiado corta, solo tú puedes elegirlo. Porque no siempre tienen que pasarte cosas buenas, tú tienes que encontrarlas, porque de eso se trata la vida, de vivir pero a tu manera, de la forma en la que mejor sepas, tratando ser feliz. Sabes, no necesitas tener mucho dinero para tener una fortuna, puede que no tenga mucho dinero, pero considero que tengo una fortuna por las personas que me rodean, no necesito nada más, porque no hay bien más preciado que las personas queridas. Puede que no siempre la vida te sonría y te encuentres con cosas y personas que te hagan daño pero ¿Qué hay mejor que no ser como ellas? Las mejores cosas de la vida son los pequeñas cosas, son las que te llenan de verdad. Aprende a vivir como tú quieras, sin importar nada más, porque lo que los demás piensen, está de más, sé como tú eres, sonríe, salta, grita, haz todo lo que quieras, porque puedes conseguir todo lo que te propongas. 

miércoles, 7 de marzo de 2012

Futuro

Ha pasado bastante tiempo desde que escribí por última vez, tal vez porque ya no me apasiona la idea de escribir, tal vez porque he perdido las ganas o la ilusión de poder expresarme libremente, tal vez porque he preferido quedarme callada y no escribir una sola palabra o tal vez porque no estaba inspirada, pero hoy en un arrebato de inspiración me he puesto a pensar, me he imaginado que será de mi cuando sea mayor, ¿Qué haré?, ¿Dónde estaré?, ¿seguiré con las personas que en estos momentos me importan? ¿Qué será de esas personas? Una continua sucesión de preguntas sin respuesta, preguntas formuladas idealizadas en sueños. Puestos a soñar me encantaría vivir en una gran ciudad como New York, viajar por todo el mundo sin importar el rumbo tan solo por la emoción de la aventura, aprender miles de idiomas, escribir un libro, ser psicóloga, cantar, aprender a tocar el piano, el violín, la guitarra, vivir el presente sin que me importe el pasado o el futuro, tan solo vivir para ser feliz. Me imagino quedando un día con mis antiguos amigos saber que tal les va la vida, si alcanzaron sus sueños, si llegaron a ser esos médicos que querían, ese ingeniero, ese abogado, esa traductora, esa psicóloga, esa fisio, si consiguieron llegar a realizar lo que deseaban, si tienen niños, si tomaron las decisiones correctas, tan solo saber que todo les va bien y que son felices. Me he parado un momento a pensar, a mirar todo lo que tengo alrededor y a pensar en mis sueños. Habrá veces que queramos llorar a rabiar y reír hasta no parar, habrá veces que nos decepcionaran y otras que nos darán una gran sorpresa, habrá veces que veamos que nuestros sueños no se pueden cumplir pero, ¿Quién te dice que no se cumplirán? Puede que si pones esfuerzo e ilusión y nunca te rindes, lo lograrás.