jueves, 17 de marzo de 2011

Una mirada atrás...

Recuerdos de una infancia más facil que sin tener nada teniamos todo.
Ojos vacíos de experiencia pero llenos de vida.
Las decisiones importantes no existian porque nuestro dia a dia dependia de un juego nuevo.
Ahora somos compañeros en la rutina que poco a poco nos va consumiendo como el cigarrillo de media noche, como la sonrisa iluminada.
Olvidamos buscar el brillo en ojos ajenos.
Nuestra maleta acumula errores que ahora nos pisan los talones y nos obligan a tenerle miedo al futuro.
Seguimos caminando sin rumbo propio pero con rumbo marcado.
Somos pequeñas fichas de un juego eterno del cual antes o despues seremos descalificados sin previo aviso.
Pequeñas criaturas que como hormigas organizadas actuan coordinadas olvidando las caricias y los abrazos.
Esos abrazos eternos e irreales que hacen revivir almas muertasy encienden de un rojo feroz el alba.
Guiados por una luz con la cual no nos sentimos identificados olvidamos lo que fuimos en un ayer, en un pasado.
Y nos damos cuenta de que no queremos eso, de que queremos vivir, VIVIR.
Es entonces cuando unas breves notas nos devuelven nuestra eterna felicidad y vivacidad, recuperando nuestra humanidad.
Dejamos atras la tristeza y con una fuerza inexistente rompemos nuestras cadenas.
Así, nos convertimos en ecos del futuro, en promesas nuevas; con la esperanza de no ser los unicos valientes que aceptan el reto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario